Buzón


La cárcel para un luchador social es otro campo de combate


La cárcel para un luchador social es otro campo de combate. Las masmorras del capital que aíslan el cuerpo y la voz para acallar la justicia no han podido doblegar el espíritu de rebeldía de un joven en resistencia. Mucho menos el de un indígena harto de injusticias, declarado su enemigo, y activista consecuente en la defensa y promoción de los derechos de los pueblos originarios y su autonomía.

A Fredy García, joven compañero e integrante del Comité por la Defensa de los Derechos Indígenas CODEDI, lo encarcelaron injustamente en noviembre del año pasado. Fredy pedía justicia para los compañeros asesinados de CODEDI y la respuesta fue la cárcel.

Cinco compañeros habían sido callados a balazos por orden del gobierno y los empresarios; asesinados después de una mesa de dialogo con el gobernador Alejandro Murat Hinojosa. A uno más lo mataron en barra de la cruz cuando trabajaba en su taxi; a otro, lo sacaron de su casa a golpes para después asesinarlo en un terreno baldío y dejar su cuerpo ahí tirado, sin vida. Estos crímenes quedaron en la más absoluta impunidad: la fiscalía y el gobernador solo han entorpecido el proceso de investigación, y peor aún, criminalizan la protesta de una organización indígena que no se ha cansado de exigir justicia.

Las pruebas para mostrar la inocencia de Fredy han sido claras. La forma en que fue juzgado es turbia: comprando testigos y evitando que testimonios en su favor lleguen a declararse. Se trató de una audiencia acordada y manipulada por el gobierno y por personajes que gozan de total impunidad como el caso de Aída Martínez Moreno que funge actualmente, de manera ilegítima, como presidenta municipal de Santiago Xanica. Ricardo Luria, cacique priísta que fungió anteriormente como presidente ilegítimo, al igual que Aída, su aliada; Oscar valencia, diputado de Loxicha, siempre presente en los crímenes a quienes se oponen a su rapiña y autoritarismo.

El Estado busca quién pague los duros golpes que la CODEDI le ha asestado con sus acciones de lucha, su organización y su gran músculo social: victorias que ha ido ganando junto con las 45 comunidades que se aglutinan en este comité de defensa. No es la primera vez que un miembro de CODEDI ha sido preso por protestar, en pasados comunicados hemos contado la historia de la lucha indígena en el sureste Oaxaqueño y la activa participación de sus integrantes a pesar de la persecución y las amenazas; porque la lucha de los oaxaqueños y oaxaqueñas serranas es incansable.

Mientras prevalezca la desigualdad social para los pueblos y comunidades indígenas habrá protestas y manifestaciones, habrá lucha anticapitalista. Mientras se siga vendiendo el territorio y los bienes naturales habrá movimiento social y pueblos que luchen por la tierra y el territorio; por sus derechos, por la cultura y su autodeterminación.
La cárcel está hecha para los desadaptados a un sistema homogéneo. Desde sus inicios ha encerrado tras las rejas a los mejores defensores, a las más rebeldes mujeres que en sus palabras denuncian la injusticia con la verdad y con coraje. La cárcel actualmente está llena de hombres y mujeres que luchan por sus pueblos, por su familia, por sus iguales, por derechos laborales, por la autonomía, por la libertad de expresión.

No podemos quedarnos callados al ver a nuestros compañeros amedrentados por gritar la verdad. De la costa hasta la sierra volverán a levantarse las mantas y los carteles, las consignas, las justas demandas de los pueblos porque la lucha continúa, hasta ver que un mundo nuevo florezca con libertad y con justicia…
La cárcel para un luchador social es otro campo de combate, así lo hace Fredy diariamente al interior del penal de Tanivet, donde denuncia los atropellos hacia sus compañeros presos, las condiciones insalubres y la falta de atención médica a los enfermos por covid. El compañero Fredy García, junto a cientos de presos han hecho huelgas al interior del penal y han ganado. Ha recibido castigos y represalias por levantar la voy y organizarse, también ahí; tal como ocurrió el día 10 de julio de este año entre las 22:00 y 22:40 horas, cuando fue golpeado por custodios en el reclusorio de Tanivet, Tlacolula. Cuando intentó preguntar lo que sucedía le dijeron “tú no tienes derecho a hablar, tenemos órdenes de arriba”, y se lo llevaron a un lugar apartado en el área de locutorios y lo siguieron pateando. Lo dejaron en esa área aislada hasta el 12 de julio que lo llevaron a una celda diferente a la que estaba, separándole de la población penitenciaria.

Gracias a las acciones inmediatas de defensoras y defensores de Derechos Humanos estos atropellos pudieron ser denunciados a tiempo y evitar así la tortura a la que el compañero estaba siendo sometido. A pesar de todo esto, Fredy García alza el puño izquierdo entre las rejas y exige gritando su libertad, sigue denunciando las condiciones de sus compañeros presos en esta pandemia y no dejará de hacerlo hasta que salga libre. Al salir de la cárcel estamos seguros que volveremos a verlo en las caravanas campesinas, en las marchas y manifestaciones callejeras; en las tomas y los bloqueos de dependencias y carreteras federales; en las asambleas y los talleres de educación popular, porque la justicia no se pide ni se mendiga, se exige y se hace.


No dejemos solo a Fredy en este momento tan difícil para él, su familia y sus compañeros y compañeras de lucha. Sumémonos haciéndole llegar nuestra palabra de solidaridad para que siga luchando. No solo es Fredy el preso indígena encarcelado injustamente, son cientos de presos en el mundo por exigir que se respeten y se cumplan los derechos. Por este motivo; hacemos el llamado a los colectivos, organizaciones, sindicatos, medios libres y comunitarios, individuos que luchan desde su trinchera a hacer llegar un mensaje de aliento a nuestro compañero.

Invitamos a todos y todas a que se sumen a esta campaña de correspondencia anti carcelaria que comienza hoy mismo como una muestra de apoyo mutuo y de acompañamiento a la lucha de Fredy García y la de todxs lxs presxs politicxs de México y el mundo.

¡abajo las cárceles! ¡Vivan los pueblos indígenas!

¡Viva la lucha popular y combativa!

Comité por la Defensa de los Derechos Indígenas CODEDI

Radio Machete

Colectivo de Medios Libres “Tequio Libertario”